octubre 25, 2021

Diario Digital Bariloche

Noticias Digitales 3.0

Una Travesía en las montañas en Bariloche: Las Cinco Lagunas

5 minutos de lectura

Bariloche siempre se ha caracterizado por sus paisajes, la nieve en invierno y los hermosos y variados lagos en verano, pero el turismo de aventura también ha sido fuerte en la ciudad y región desde hace varios años.

Hay muchas opciones: rafting, kayak, trekking por senderos cada vez más densos y también excursiones por la montaña.

De estas últimas, el de las Cinco Lagunas es uno de los más famosos y lo realizan turistas y gente de ciudades vecinas. El tiempo varía en función de tu condición física y objetivos, pero suele ser de cinco días en total.

Aunque esto se puede hacer en sentido contrario, la práctica más común es comenzar en Laguna Negra. El recorrido es de aproximadamente 13 kilómetros desde Colonia Suiza hasta la laguna, donde puedes pernoctar si reservas con anticipación.

El camping cuesta 250 pesos por persona y es requisito imprescindible del nuevo protocolo que Covid-19 haga reservaciones previas para evitar aglomeraciones.

El camino a Laguna Negra, uno de los refugios más visitados de la sierra de Bariloche, está perfectamente señalizado. Después de aproximadamente tres horas de caminata cruzará dos arroyos, primero el de Navidad y luego el Negro o Goye.

Aquí el camino en forma de zigzag se vuelve muy empinado, se les llama «caracoles».

Si continúa por el sendero, tendrá que pasar por alto la laguna negra en la margen derecha. Todavía hay secciones de nieve, así que camine con cuidado. Incluso hay una cuerda en uno de los escalones para facilitar la subida a la roca.

Poco a poco irás subiendo hasta el borde de la montaña y cruzarás el cerro entre Cerro Negro y Bailey Willis, desde donde tendrás una vista increíble del Cerro Tronador cuando hace buen tiempo.

Luego comienza el descenso bastante empinado hasta cruzar el arroyo La Chata. También hay un pequeño campamento aquí, y muchos excursionistas optan por ir allí el primer día para acortar las distancias para los días siguientes.

Cualquiera que sea la opción, siempre es cuesta arriba desde allí hasta la laguna CAB, con la primera sección en un denso lecho de juncos. El recorrido no supera los 3 kilómetros, pero los baches llevan tiempo.

Actualmente, la laguna debe ser circunnavegada en el agua para llegar al campamento o para continuar el viaje. Por lo tanto, es recomendable llevar zapatos adicionales como reemplazo.

En la ruta “tradicional”, pasará la noche en la laguna antes de llegar a la laguna Cretón al día siguiente, el día más exigente y más largo del viaje. Primero hay que subir el cerro CAB, un tramo de pocos kilómetros pero con importantes baches y zonas con grandes rocas.

Desde el borde la vista es impresionante y en la distancia se puede apreciar el Mallín del Mate Dulce, que forma parte de la cuenca y donde se origina el Arroyo Uhueco, que desemboca en el lago Nahuel Huapi, y el Arroyo Claro, que desemboca en el lago Mascardi.

Tienes que cruzar este centro comercial para hacer la subida al Cerro Cristal.

Hacia el filo del cero hay sectores con nieve y hay que prestar especial atención. Una vez en el borde, la vista parece mejorar cada vez más, como si esto fuera posible.

Abajo puedes ver la laguna del Cretón y te hace pensar que llegaremos en muy poco tiempo, ¡pero no! La caída es uno de los tramos más difíciles porque es muy empinada y entre rocas sueltas, rocas grandes y tierra con poco agarre.

Finalmente, al llegar a la laguna, vale la pena el esfuerzo. El agua te urge a mojarte y por qué no darte un chapuzón si la temperatura lo justifica.

La zona de acampada está al lado de la laguna, pero también hay algunos sectores donde puedes armar tu carpa entre los largos, ya sea con viento o frío.

En este punto, el final del viaje está cerca. Durante el recorrido se ve a otros excursionistas con sus mochilas a la espalda, aunque el contacto con extraños no es mayor.

Estar unos días lejos de la ciudad puede parecer extraño, pero a medida que se acerca el regreso, te dan ganas de seguir caminando por los interminables bordes que ofrecen las montañas.

Al día siguiente, el viaje es más que divertido. No hay grandes desniveles y aunque tienen varios kilómetros de longitud, el terreno lo facilita.

A los pocos minutos de dejar Cretón llegamos a la Laguna Azul, que observaremos desde lo alto porque el camino de descenso es largo y lejano. La vista invita a detenerse, reflexionar, fotografiar y agradecer.

A unos minutos de caminata cruzamos la laguna de Jujuy. Hermoso, pequeño y silencioso, ofrece un reflejo de la nieve que aún lo rodea. Desde arriba, se ve aún más hermoso.

La marcha continúa hasta el borde del Cerro Capitán, parada estratégica para descansar pero sobre todo para dejarse encantar por el impresionante Tronador, que se siente cada vez más cerca.

El camino desciende entre florecitas de todos los colores y un curso de agua hasta llegar a Mallín de Ricardo, uno de los tramos más bonitos del último día.

Verde, con arroyos y algunos espejos de agua, parece ser el escenario ideal para el cerro, que en realidad es un antiguo volcán inactivo.

Luego de unas horas de tranquila caminata, se puede divisar la última laguna: Ilón. Parece que ya estamos allí, pero todavía estamos a unos kilómetros de distancia.

Acampar en este lugar cuesta 600 pesos y puede armar su carpa en la playa de arena que bordea la laguna o bajo la cubierta del bosque, según su gusto y las condiciones climáticas.

Una vez allí, es casi un recorrido obligatorio caminar los 4 kilómetros que separan a Ilón del famoso lugar, la Mirada del Doctor. Al llegar, la vista es simplemente genial.

Los enormes muros de piedra con la vegetación hundiéndose en el azul profundo del agua parecen llevarnos a un plató de película de fantasía, pero no, está aquí, es verdad y es uno de los lugares más hermosos.

El viaje finaliza cuando descendemos de la laguna Ilón hacia Pampa Linda. El recorrido finaliza después de cinco días en la montaña y aprende a caminar con más atención, más cuidado y con todos los sentidos.

Cinco días que, dependiendo de los deseos y condición física de cada senderista, pueden ser claramente menos o más, pero dejan atrás esa maravillosa sensación que solo la montaña nos puede dar.

Copyright © Todos los derechos reservados. | Newsphere por AF themes.